restaurantes amigables para bebés

Restaurantes amigables con los bebés

Matilda viene disfrutando de salidas en familia desde sus primeros meses, y ahora que ya es más grandecita sabe que los restaurantes son lugares a los que vamos a comer, pero además espacios agradables donde estaremos un tiempo compartiendo. Sin embargo, no siempre encontramos restaurantes, que nos ofrezcan espacios para que los niños se sientan cómodos, que se diviertan, que cubran todas sus necesidades y permitan a los padres estar tranquilos.

 

No se trata de un letrero o un anuncio que te diga que es un restaurante en el que puedes traer a tu bebé, se trata de que las condiciones del lugar demuestren a los padres que piensan en su bienestar y el de los pequeños. Por esa razón citamos que debería tener un espacio apropiado para los niños;

 

Un cambiador; Es absolutamente incómodo cambiar al bebé si no se cuenta con uno, los baños de los restaurantes en general no lo tienen, es importante tener cambiador en un espacio familiar que le permita a mamá o papá realizar la tarea de cambiar el pañal.

 

Silla para los bebés, son muchos los restaurantes que cuentan con este servicio sin embargo es importante revisar que sean estables, si no tienen bandeja pueden quedar cerca de la esquina de la mesa, el arnés de seguridad no siempre cumple con estándares de seguridad (5 puntos que cubran hombros y cintura).

 

Menú para niños, al respecto debo decir que no se trata de las comidas rápidas, como por ejemplo los Nuggets, papas fritas, pollo broaster, gaseosas o incluso jugos en cajita, los niños deben comer los mismos alimentos que los adultos, pero teniendo en cuenta que el menú presente porciones pequeñas que incluya, sopas, cremas, batidos de fruta al clima y en general alimentos preparados naturalmente para qué los papas puedan alimentar con total confianza a sus bebés.

 

Cubiertos para niños; algunos niños desde muy pequeños se ven interesados en imitar a los adultos y al tiempo se encuentran desarrollando su motricidad fina; por lo tanto, usar cubiertos los motiva a consumir los alimentos. Muchas veces, nos ofrecen cucharas tipo postre para tomar la sopa, sería interesante, que los restaurantes incluyan cubiertos para los pequeños pensados para ellos.

 

Entretenimiento para la mesa: Matilda ya puede disfrutar de los crayones y las hojas para colorear, pero ¿qué pasa con los más pequeños?, que interesante sería que conectada a las sillas hubiese algún tipo de juego didáctico con figuras, texturas y color para que se entretengan con algo nuevo, diferente a los juguetes que ya tienen.

 

Si te encuentras de viaje en Bogotá, vas a algún restaurante con tu bebé y no sabes si cuentan con sillas para comer o te preocupan sus condiciones, recuerda que Baby Tourist te alquila sillas de comedor portátiles para que las lleves durante todo tu viaje.

jugando y aprendiendo con tus hijos

Jugando y aprendiendo con tus hijos

¿De visita en Bogotá con tus niños?  ¿Estás buscando opciones para que puedan jugar y estimular sus procesos de desarrollo?. En Bogotá encuentras una oferta amplia y variada. 

 

En los últimos meses Matilda ha disfrutado de algunas experiencias en lugares como GYMBOREE en el que disfrutó de una jornada de actividad física a través del juego compartiendo con otros niños y en un espacio seguro. LITLE GYM es otra opción interesante con una orientación cálida, adecuada y en un espacio divertido en el que los niños pueden libremente potenciar sus habilidades motrices básicas y específicas. 

 

Otra opción es ingresar a las cajas de compensación como particular y desarrollar con tus niños alguna actividad libre o simplente disfrutar de las zonas verdes, COMPENSAR es un buen ejemplo. Por supuesto tienes la opción de visitar el parque metropolitano Simón Bolívar, Parque el Country, Multiparque y muchas más en zonas residenciales y en todas las localidades de la ciudad.

 

Recuerda que el juego es la ocupación principal del niño y se convierte en la oportunidad para que adquieran confianza con el entorno que los rodea, potencialicen la interacción social con otros y estimule la psicomotricidad, creatividad, concentración y muchas otras habilidades a través del movimiento.

Yo soy matilda

Soy Matilda la encargada de compartir contigo la experiencia de mis padres en el incierto camino de la paternidad. Ellos, aventureros, viajeros, orgánicos, saludables, deportistas y completamente inexpertos.

Llegué a sus vidas hace poco y junto con el impacto de mi nuevo entorno revolucioné todo aquello que hasta ahora conocían. Nuestro proceso de adaptación ha pasado por largas jornadas de alimentación y periodos intermitentes de sueño, alrededor de seis semanas nos llevó entendernos.

 

Ahora somos tres y estoy segura que papá y mamá no dejarán de lado sus aventuras, solo que tendrán que explorar todas las formas para que pueda   vivirlas junto a ellos, feliz, segura y viajando siempre ligeros.

Viajemos y juguemos

Los niños necesitamos movimiento y atención todo el tiempo, y durante los viajes que hacemos con nuestros padres esta necesidad no es una excepción. Te has dado cuenta de que cuando viajamos cada vez que necesitamos atención se suple con la tele, los videos y cualquier cosa animada que busque entretenernos. 

 

Papitos, estamos perdiendo la oportunidad de compartir estos espacios, podemos aprovechar la aventura del viaje para divertirnos juntos, incluso podemos descubrir algunas habilidades, como la concentración, la atención, la memoria todo a través del “JUEGO”

 

Te comparto los juegos que más me gustan:

 

  • Jugar con telas y variadas texturas, algunas hacen ruido, otras tienen colores brillantes y eso me sorprende
  • Los animales nos encantan, mi mami siempre lleva algunos y ella los imita de manera muy divertida, ya puedo hacer como algunos de ellos
  • Los libros tienen tantos detalles que mientras mis padres leen yo puedo identificar muchas de las imágenes que me gustan
  • Las pizarras magnéticas son ideales, puedo fijar imágenes y no se están cayendo todo el tiempo. Hay figuras geométricas, letras y muchas más.
  • Ya les había contado de las botellas o cualquier superficie con las pegatinas, es muy entretenido, siempre se pueden ir cambiando y siento que decido cuando y como puedo ubicarlas
  • Una de las que más me gustan, es la bolsa sorpresa, cuando parece que todo se termina, descubro una bolsa llena de cosas que nunca había visto, las puedo sacar todas, no hay límites para jugar con ellas puedo mirar y tocar.

Ya tengo catorce meses y a medida que voy creciendo mis padres han venido desarrollando la creatividad a la hora de compartir conmigo los viajes, durante los desplazamientos nos divertimos con varios de esto juegos. ¿Cuáles juegos te gustan a ti?

El equipaje del bebe viajero

La mayor preocupación de nuestros padres al viajar es la de cubrir todas nuestras necesidades en el viaje, sienten que en casa todo está cubierto por esa razón a la hora de empacar nuestra maleta piensan que todo es necesario y es entonces cuando el equipaje se convierte en el trasteo de todas las cosas que tenemos.

 

La palabra clave debe ser “SIMPLIFICAR”, a no ser que vayas al lugar más recóndito del planeta siempre tendremos la posibilidad de agua para lavar y limpiar, y en general podemos comprar aquellas cosas básicas que se terminan o que incluso no llevamos.

 

Con mis padres la experiencia es sencilla, una vez tienen claro el clima del lugar a dónde vamos tienen en cuenta las siguientes reglas;

 

Los pañales necesarios, mis padres ya saben cuántos puedo necesitar en el día y un par más solo como provisión, así como una sola dotación de pañitos húmedos, mi biberón y cuchara, una muda por día (no tenemos que combinar si queda limpia una prenda de ayer puedo repetir, si esta por acabarse la ropa limpia, se pueden lavar algunas prendas y dejar secar). Un solo par de zapatos, los artículos de aseo en contenedores pequeños, un par de snack sobre todo para la hora de los desplazamientos, el botiquín con los elementos básicos, para no llevar el coche desde casa lo alquilan y se los entregan al lugar al que vamos, uno de mis juguetes favoritos y estamos listos.

 

Todo muy dobladito, con bolsitas para la ropa sucia y en caso de que tengan que guardarla mojada. Y ahora sí a disfrutar del paseo.